Naturaleza

La selva de cemento retrocede en el Circuito Costa Nahuelbuta … se transforma y diluye abruptamente  en polvosos caminos y anchas  carreteras, senderos que se encaraman y sumergen en parques  de variados parajes  los  que apenas pueden contener una colección de flora y fauna que desborda por parajes casi desconocidos, ya sea peregrinando por costas de olas eternas, que golpean  playas silentes o deslizándote vertiginosamente por nieves que cubren araucarias milenarias, la naturaleza te rodea, te atrapa en la Araucanía, donde entiendes que solo  eres huésped, una ave de paso a merced de los elementos donde el aire acaricia, frio y curioso  para desordenar tus cabellos, esta, es tierra singular, de fauna hermosa de garras y uñas de ojos que brillan en la oscuridad, de aullidos, cantos aéreos y gritos que rasgan las noches y saludan el amanecer, es la Araucanía que late vive en el corazón de la tierra.